ES

Una partida repentina

Y allí iba ella. En camino a paraderos desconcertantes y lugares que no conocía. Todo lo que podía hacer era preocuparse. Y sí que se preocupó, sintiendo nada más que el vacío con el que su vida había sido maldecida al cabo de su partida.

Su ausencia, después de todo, conflictuaba a su pobre y frágil corazón, provocándole una sensación de pérdida.

No obstante, en defensa de ella, este era un sentimiento que había sentido a lo largo de las muchas lunas que pasó en el anhelo y la soledad. Tiempos que solamente empeoraban ante el efecto hechizante que ella tenía sobre él.

De hecho, solo le bastaba con una sonrisa. Una maldita sonrisa con esas lindas mejillas de gran tamaño para que él perdiese el equilibrio en un rubor sincero. Y agregando a sus encantos estaba su mirada. Tan penetrante y encantadora. Oh, no podía volver a sus sentidos una vez que le veía. Y, en el proceso, él perdía todo sentido de sí mismo sin parecer importarle el momento de su regreso.

Las conversaciones que proseguían estaban llenas de emoción, ya que cada uno de los comentarios de su amada poseía algo grandioso. Su mente solo podía llenarse de las muchas maravillas y percepciones que solo en la de ella se podían encontrar.

A sus ojos, ella era el cielo en una flor silvestre, la eternidad en una hora. En definitiva, la personificación de un futuro prometedor y alegre. Estaba claro que ella significaba el mundo para él. Y, después de todos estos años, ella era la pieza fundamental de su rompecabezas existencial.

Estaba obsesionado con ella. Y no podía permitirse más el disgusto de comenzar y terminar sus días sin tener su presencia.

Cada pequeño segundo con ella le importaba de manera exponencial e incluso una simple ausencia de dos horas era una cuestión de tristeza y temor.

Y como tal, era solo en ella que su vida, alguna vez afectada por cielos grises, se tornaba colorida. Porque, sin importar las incertidumbres, solo junto a ella las cosas tenían sentido.

Ella fue el punto de inflexión. La causa detrás de una nueva definición de la vida y la estructura en la que tomó forma.

Y siendo así, de preguntarle a él, ella solo podía ser descrita como TODO.


Adaptación de un texto originalmente escrito por Luís E. Vieira.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s